Isaac, Esaú y Jacob, los descendientes de Abraham

isaac00Continuamos con la historia de los Patriarcas, los descendientes directos de nuestro padre Abraham.

Isaac

Siendo Abraham muy viejo y habiendo muerto Sara, su mujer, quiso buscar esposa para su hijo Isaac entre las mujeres de su parentela en su país de origen, ya que no le gustaban las de Canaán. Mandó, pues, a su siervo de más confianza a buscarla diciéndole: “Dios enviará su ángel delante de ti de modo que puedas traer de allí mujer para mi hijo” El siervo partió llevando diez camellos cargados con ricos presentes para la futura esposa de Isaac.

El siervo se dirigió a Mesopotamia, a la ciudad de Nacor en donde había algunos parientes de su señor. Rezó y encomendó a Dios esta misión. Al llegar cerca de la ciudad observó que muchas mujeres salían al pozo a llenar los cántaros de agua. Le pidió agua a una de ellas que se llamaba Rebeca, de gran belleza y que no estaba comprometida con ningún hombre. La mujer fue tan generosa que no solo sacó agua para él sino que no se quiso ir hasta que hubo sacado agua para todos los camellos. El hombre, agradecido, cogió un anillo de oro y dos brazaletes de oro para los brazos de la joven y le preguntó: “¿De quién eres hija?” Y resultó que era hija de un pariente de Abraham, ante lo cual el siervo dio gracias a Dios por haberle encaminado hasta la persona apropiada. Ella contó a su familia lo que le había pasado y un hermano de esta salió presuroso a ofrecer alojamiento al recién llegado.

Cuando el siervo contó la misión que le había traído a esta tierra y cómo Dios le había guiado, dieron todos gracias a Dios; él sacó objetos de oro y plata y hermosos vestidos para Rebeca, la cual después de ver y oír cosas tan buenas de Abraham y de su hijo Isaac, dio su consentimiento y partió acompañada de sus doncellas hacia la casa de Isaac.

isaac01Pasadas varias semanas, había salido Isaac al campo, a meditar, cuando vio a lo lejos que se acercaba una caravana de camellos. Rápidamente se levantó y corrió hacia la caravana. Rebeca alzó sus ojos y viéndolo venir preguntó al siervo: “¿Quién es aquel hombre que sale a nuestro encuentro?” Contestó el siervo: “Es mi señor” Entonces ella tomó su velo y se cubrió el rostro.

Isaac se llenó de alegría al conocer a Rebeca y mucho más tras escuchar del siervo las noticias del viaje y de la buena condición de la chica y de su familia; y, desde luego, cuando pudo apreciar su extraordinaria belleza. Ambos se enamoraron y se casaron felizmente colmando de satisfacción a Abraham, el cual murió muy anciano y fue sepultado junto a su mujer, Sara, en una cueva cerca de Hebrón, una ciudad de Canaán.

Isaac recibió la herencia de su padre Abraham y también la promesa hecha por Dios para sus descendientes.

Los hijos de Isaac: Esaú y Jacob

Resultó que Rebeca había concebido y se dio cuenta de que había dos niños en su vientre. El primero en nacer se llamó Esaú e inmediatamente después nació Jacob. Su padre, Isaac, tenía preferencia por Esaú porque mientras crecía se iba aficionando a la caza y a las cosas del campo; sin embargo, a Rebeca le gustaba más Jacob porque era más pacífico y hogareño.

Como Esaú había nacido primero tenía el derecho sobre la herencia de su padre, llamado derecho de primogenitura, propio del hermano mayor; pero ocurrió que un día que venía muy hambriento del campo, vio que su hermano Jacob estaba preparando un guiso de lentejas y le rogó: “Por favor, dame de comer de ese guiso porque estoy desfallecido” Jacob le contestó: “te lo daré si me vendes ahora mismo tu derecho de primogenitura” Esaú respondió: “estoy que me muero de hambre ¿qué me importa ahora la primogenitura?” Y le vendió su derecho haciendo además un juramento. A continuación Jacob le dio de comer pero no olvidaría nunca aquel momento en que su hermano Esaú cambió la primogenitura que le correspondía y se la cedió a él por un plato de lentejas.

Y así, cuando Isaac se hizo viejo se fue quedando ciego por su avanzada edad, y un día llamó a Esaú porque quería bendecirle y le dijo: “Sal al campo a cazar y haz un guiso con la carne que consigas; prepáramelo como a mí me gusta pues te voy a bendecir a ti, que naciste primero, antes de morirme”

Pero Rebeca, que lo había oído todo, se lo contó a Jacob y le dijo: “¡Corre! Antes de que llegue tu hermano ve al rebaño y trae dos cabritos, porque yo le prepararé el guiso a tu padre como le gusta y quiero que te bendiga a ti en vez de a tu hermano, porque ya sabes que él te vendió su derecho mediante un juramento” Jacob respondió: “cuando mi padre me toque sabrá que no soy Esaú porque él es muy velludo y yo no” Pero su madre le cubrió las manos y el cuello con la piel de los cabritos y luego le vistió con ropas que pertenecían a su hermano. A continuación le entregó el guiso con el pan para que se lo llevara a su padre. Isaac preguntó: “¿Quién eres, hijo mío?” Jacob respondió: “soy Esaú, he hecho todo como me dijiste, ahora te ruego que comas y que me bendigas” Isaac oyó que la voz era la de Jacob, pero al tocar las manos velludas y apreciar el olor a campo de sus vestidos se convenció de que era Esaú y pronunció su bendición.

isaac02Al poco, vino Esaú con el guiso para pedir la bendición a su padre; pero este, aunque se sorprendió por el engaño, dijo solemnemente: “Si he bendecido a Jacob, bendito está” Esaú lloró y suplicó para que su padre cambiara la bendición pero no logró que Isaac se desdijese de sus palabras.

Entonces Esaú comenzó a odiar a Jacob y planeaba matarlo, pero su madre le aconsejó que se marchara al país de donde ella procedía a casa de sus familiares hasta que se le pasase la ira a su hermano. Su padre estuvo de acuerdo y le recomendó también que procurase buscar esposa en aquellas tierras entre las mujeres relacionadas con la familia de allí.

Jacob hizo caso a sus padres y partió de su hogar. Una noche, mientras iba de camino, tuvo un sueño: Veía una escalera que se apoyaba sobre la tierra y llegaba hasta el cielo, por ella subían y bajaban los ángeles; isaac03al lado, junto a él, estaba el Señor que le dijo: “Yo soy el Dios de Abraham y el Dios de Isaac; la tierra sobre la que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia, y por vosotros serán bendecidas todas las naciones de la tierra. Yo estoy contigo y te bendeciré adondequiera que vayas; y volveré a traerte a esta tierra. No te abandonaré”

Reanudó Jacob la marcha y llegó al país de su madre. Allí prosperó, no sin pasar muchas dificultades, sobre todo para conseguir a Raquel, la mujer de la que se enamoró, ya que el padre de la chica le obligaba a esperar largos años y le hacía trabajar muchísimo. Pero como era listo, trabajador y muy tenaz, logró casarse con ella.

Con el paso de los años tuvo once hijos varones y una hija llamada Dina mientras estuvo en aquellas tierras; los nombres de los varones son muy importantes porque cada uno de ellos fue el jefe de una tribu, que más tarde ocuparían la tierra de Canaán prometida por Dios a su padre Jacob, y a su abuelo Isaac y a su bisabuelo Abraham. Las mujeres no tenían parte directa en las herencias por aquellos tiempos.

Los nombres de estos once hijos eran: Rubén, Simeón, Leví, Judá, Dan, Neftalí, Gad, Aser, Isacar, Zabulón y José. Falta Benjamín, el último, que nacería más tarde, porque en total fueron doce los hijos de Jacob. isaac04Algunos niños han conseguido aprenderse de memoria los nombres de los doce.

Pasados más de catorce años, Jacob quiso volver a Canaán, así que partió con toda su familia y con todos sus bienes, que eran muchos pues había trabajado duramente y Dios le había premiado, pero unos mensajeros que había enviado por delante, le advirtieron que Esaú le venía al encuentro con 400 hombres. Él se asustó mucho y rogó a Dios que le protegiera recordándole la promesa sagrada; no obstante, preparó muchos regalos y animales como cabras, ovejas, vacas, camellos etc. Y los mandó por medio de siervos a su hermano Esaú pensando en que así se calmaría su ira.

Esa misma noche, estando Jacob solo, surgió de repente un hombre que se puso a luchar con él; la pelea fue tan larga que duró hasta el amanecer. Y viendo el hombre que no podía vencerle de ninguna manera, le hirió en un tendón del muslo y lo dejó cojo, porque en realidad era un ángel de Dios que quería probar por última vez su determinación y su valor para merecer la herencia prometida. El Ángel le dijo al marcharse: “Ya no te llamarás Jacob sino que a partir de ahora te llamarás Israel, que quiere decir combatiente con Dios porque has luchado con Dios y con hombres y has vencido”

Luego, alzó Israel —ya no es Jacob— los ojos y vio venir hacia él a su hermano Esaú con los 400 hombres dispuesto a presentarle batalla. isaac05Enseguida cogió a todos sus hijos y los puso para que los viera Esaú, luego él se colocó delante de todos ellos y se postró en tierra siete veces antes de llegar su hermano. Esto conmovió mucho a Esaú y en vez de librar una cruel batalla contra su hermano, corrió a su encuentro, le abrazó, cayó sobre su cuello y le besó. Ambos lloraron emocionados y se reconciliaron para siempre.

Después nació Benjamín, el hijo más pequeño de Israel (Jacob) y su madre, Raquel, se murió aquel mismo día, por lo que no tuvieron ya más hijos.

Cada uno de los doce hijos de Israel con todos sus hijos, familiares y siervos formaron tribus diferentes, todos llegarían a ser muy numerosos y se repartirían siglos después por la hermosa tierra de Canaán que Dios había prometido. Serán las doce tribus de Israel. Pero antes vendrán otras aventuras.

Vocabulario

Conmoverse: Emocionarse, enternecerse.

Desdecirse: Retractarse de lo dicho. Volver atrás sobre lo dicho.

Ira: Pasión que mueve a enfadarse y enfurecerse demasiado. Es uno de los 7 pecados capitales.

Reconciliarse: Quererse de nuevo olvidando los antiguos rencores.

Tenaz: Persistente, decidido a conseguir algo y a poner los medios.

Velludo: Con mucho vello por el cuerpo.

Para la catequesis

  • Dios envía a sus ángeles para que nos guíen y protejan de los peligros, tanto físicos como espirituales. Todos tenemos un Ángel de la guarda que nos cuida. Encomiéndate a él todos los días, es muy poderoso, hazte amiga o amigo de él, ponle un nombre y háblale.
  • El valor de las palabras: ¿Hablas muchas veces de cosas que luego no cumples? Fíjate en el valor que Dios concede a las palabras de Esaú cuando cambia su derecho de primogenitura por un plato de lentejas. Por aquel desprecio hacia su condición de heredero Dios lo descarta y elige a Jacob.
  • Fíjate también en Isaac cuando bendice a su hijo Jacob. Descubre el engaño pero no se desdice de sus palabras pronunciadas ante Dios, que todo lo ve.
  • Piénsate muy bien lo que vas a decir y habla con verdad que eso es suficiente. Procura no decir “¡te lo juro!” y tonterías así, ya que puedes ofender a Dios. Ten personalidad.
  • ¿Eres capaz de aprender los nombres de los doce hijos de Jacob?
  • No te pelees con tus hermanos. Y si no lo has podido evitar procura hacer pronto las paces. Aunque no te lo parezca, os queréis mucho, y cuando seáis mayores os querréis más todavía.
 

Evangelio del día

 

Evangelio del día: No te olvides de lo principal

Mateo 16, 21-27. Vigésimo segundo domingo del Tiempo Ordinario. El cristiano sigue al Señor cuando acepta con amor la propia cruz, que a los ojos del mun...

Cuento del mes

 

Suema, la esclava negra

Suema pertenecía a una tribu situada al este del Niassa, uno de los lagos del interior del África. En su niñez vivía...

Recomendamos

 

La Biblia de los más pequeños

Acaba de aparecer, publicada por Editorial Casals, y con la autoría de Luis M. Benavides y Elena Santa Cruz, catequetas-catequistas argentinos, ilustraciones...