Catequesis para jóvenes en la Jornada Mundial de las Misiones

Catequesis para jóvenes en la Jornada Mundial de las MisionesEn la celebración del día del Domund, la Jornada Mundial de las Misiones, os presentamos esta catequesis orientada a los jóvenes, y elaborada por Alejandro Martínez, de la Delegación Diocesana de Misiones de Granada para las Obras Misionales Pontificias.

*  *  *


Para romper el hielo y crear un clima distendido

Alfil, caballero y jinete

En el siguiente enlace se pueden encontrar dinámicas para crear un ambiente distendido; puede hacerse una de las que aparecen u otra parecida:

10 excelentes dinámicas de recreación

1 Alegría

Globos sonrisa

(Se comenta el juego anterior y el rato divertido que han pasado).

Todos tenemos experiencias que nos han hecho sentir alegría, pero de la buena, de esa que queda grabada dentro y no se olvida, que te deja un buen sabor de boca y dices: "Esto sí que vale, se tiene que repetir más veces". Te has sentido feliz.

1.º Se invita a cada chico a que escriba en un papelito una experiencia/momento en que haya podido sentir esa alegría a la que nos hemos referido. Una vez escrita, se enrolla la hoja como si fuera un canuto. Se infla un globo, se introduce el canuto en él y luego se anuda (se puede dibujar una sonrisa a cada globo).

2.º Los globos se colocan por la sala como decoración. Más tarde los volveremos a usar.

3.º Repartimos ahora unas hojitas con un emoticono con la cara triste. Se invita al grupo a reflexionar: ¿cuáles son los motivos de tristeza o preocupación? Que cada cual elija un motivo que le provoca tristeza y lo escriba de manera anónima en el papelito entregado. El catequista los recoge; más tarde se usarán.

Para el catequista

Decir alegría suena a fiesta. Hoy fiesta es sinónimo de evasión. Las fiestas las hace el consumo, la marcha a los bares o las promociones de agencias de tiempo libre. Aquí la alegría es triste, pasa y se la lleva el río de la vida. La alegría no es la euforia de los momentos de subidón, ni la chispa de un momento jocoso. No es risa floja ni alboroto y algazara. No es alegría etílica ni televisiva, pastillera ni hooligan, histérica ni simple, cervecera o evasiva, ni digitalizada en un videojuego.

La alegría del Evangelio es algo muy diferente. Es optimista sin ser ciega. Es constante sin ser fácil. Tiene que ver con palabras como sentido, fe, lucha, opción, camino, reto, humanidad.

Es la alegría que puede reír, y también llorar.

4.º Escuchamos la canción Alegría de Nico Montero.

Puedes descargarla en pinchando en el siguiente enlace de su blog, blog.nicomontero.com.

Repartir a los chavales la canción por escrito (escuchar dos veces; la segunda, subrayar aquellas expresiones que llamen la atención).

Alegría

Quiero ser la alegría

que le falta a tu mirada,

que se adentra en los abismos,

y no alcanza otra mirada.

Quiero ser la alegría

que le falta al que se calla,

al que espera y desespera

y no encuentra las palabras.

Quiero ser la alegría

que le falta a quien no ama,

al que está lleno de odio

y se quema en sus entrañas.

Hay una alegría que nunca se termina,

que no pasa y que no acaba, que no es mentira.

Por ella doy mi vida, y en ella se hacen risas

cada una de las penas que me visitan.

Y es que hay una alegría que nunca se termina,

que no pasa y que no acaba, que no es mentira.
 

A mal tiempo buena cara, y si es bueno aún mejor,

que a este mundo le hacen falta menos guerras,

más humor (4 veces).

Recitado:

"Hoy, Alegría, encontrada en la calle,

lejos de todo libro, ¡acompáñame!

Contigo quiero ir de casa en casa;

quiero ir de pueblo en pueblo;

de bandera en bandera.

No eres para mí solo.

¡Contigo por el mundo! ¡Con mi canto!

Voy a cumplir con todos

porque debo a todos mi alegría.

No se sorprenda nadie porque quiero

entregar a los hombres los dones de la tierra;

porque aprendí luchando

que es mi deber terrestre propagar la alegría.

Y cumplo mi destino con mi canto".
 

Coros:

A mal tiempo buena cara, y si es bueno aún mejor,

que a este mundo le hacen falta menos guerras,

MÁS AMOR.

5.º Nos hacemos eco de la canción:

  • ¿Qué te ha llamado la atención?
  • Nico, el autor de la canción, ¿qué entiende por alegría? ¿Estás de acuerdo? ¿Por qué?
  • ¿Cómo entiendes las palabras "Y es que hay una alegría que nunca se termina, que no pasa, que no acaba, que no es mentira"?
  • ¿Cómo crees que se puede lograr esa alegría?
  • Los miembros de este grupo ¿somos "rostros alegres", según la canción? ¿En qué se nota? ¿Dónde fallamos?
  • ¿Cómo nos ven los compañeros del instituto? ¿Nos ven como gente alegre, que contagia alegría, o vamos como un borrego más que no aporta nada, como "pardillos"?
  • ¿Dónde podemos encontrar esta alegría? ¿Cómo puede nacer en nosotros?
  • Motivos que nos crean tristeza, depresión, angustia. Leemos los papeles que hemos escrito antes, en los que hemos puesto nuestros motivos de tristeza. Los comentamos.

6.º Ahora se reparten los globos y se pinchan. Cada uno lee el papel que estaba en el globo.

Escuchamosatentamente y comentamos.

  • ¿Qué tienen en común estas experiencias de alegría?
  • ¿Por qué eres alegre?
  • ¿Qué actitudes, circunstancias, momentos... nos hacen vivir con optimismo y serenidad?

2 La alegría del Evangelio

El Evangelio recoge la experiencia vivida por las primeras comunidades cristianas. El Evangelio insiste desde el principio en la alegría:

Lc 1, 28: "Alégrate" es el saludo del ángel a María.

Lc 15, 8-9: "¿Qué mujer que tiene diez monedas, si se le pierde una, no enciende una lámpara y barre la casa y busca con cuidado, hasta que la encuentra? Y, cuando la encuentra, reúne a las amigas y a las vecinas y les dice: «¡Alegraos conmigo!, he encontrado la moneda que se me había perdido»".

Mt 13, 44: "El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra, lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo".

Jn 15, 11: "Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud".

Flp 4, 4-5: "Alegraos siempre en el Señor; os lo repito, alegraos. Que vuestra mesura la conozca todo el mundo. El Señor está cerca".

Para que lo entiendas: Imagina un desfiladero profundo. Mucho verde, rocas, árboles. Al fondo se oye el agua de un río. Según avanzas por ese sendero, que a veces baja y luego vuelve a subir, en ocasiones el agua está cerca, a la vista, casi puedes tocarla. Otras, desaparece y solo se oye un murmullo. Pero está ahí. A lo largo del camino, a veces te sientes cansado; otras, lleno de energía. Tal vez has parado a recuperar fuerzas. Ahora vas hablando con tu gente, o cantando; luego hay silencio. Pero el murmullo del torrente, el agua que corre, sigue ahí. La alegría profunda del Evangelio es algo parecido. Es descubrir, en el fondo, un manantial fresco, una fuerza vital que, por más barreras que encuentre, siempre halla un espacio para ser parte de tu vida, de los momentos fáciles y de los problemas, del canto y del silencio.

Para el catequista

El papa Francisco dice: "La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría" (La alegría del Evangelio, 1).

¿Podrías decir que el Evangelio es para ti fuente de alegría? En concreto, ¿qué tiene el Evangelio de buena noticia, de esas que te alegran el día?

Dedicar un momento a imaginar el mundo mejor de lo que es... y a creer que es posible... y a soñar caminos para conseguirlo. Se escribe en una cartulina. (El mundo es muy grande; se puede empezar por lo más cercano: la familia, el instituto, el grupo, el pueblo/barrio...).

3 Misioneros: alegres por anunciar el Evangelio

Los misioneros son gente como tú, que se sintieron atraídos por el mensaje del Evangelio y experimentaron el gozo, la alegría, de vivir la Palabra; que se sienten llamados a anunciar y compartir la Buena Noticia con otras gentes.

Visionado del vídeo Misioneros por el mundo: Turkana (del minuto 33:20 al 42:25):

o bien el realizado para el DOMUND 2014:

Comentar en el grupo: ¿qué te ha llamado la atención del misionero? Además de compartir la fe, ¿qué comparte con la gente? ¿Cómo celebran la fe? ¿Qué es lo más importante o necesario para que el misionero esté allí? ¿Por qué crees que la alegría es vital allá donde están los misioneros? ¿Y dónde estás tú? ¿Qué puedes mejorar de tu vida: actitudes, acciones, comportamientos, sueños...?

Pedimos por nuestros hermanos misioneros, para que sigan anunciando con alegría el Evangelio, y por cada uno de nosotros, para que Jesús nos llene el corazón y la vida entera; con Él siempre nace la alegría. También pedimos al Señor que cuente con cada uno de nosotros para llamarnos a la vocación misionera. Rezamos el padrenuestro.

Terminamos nuestra oración con la canción Magia, a modo de compromiso:

*  *  *

Puedes descargarte esta dinámica en pdf en las Obras Misionales Pontificias

 

Evangelio del día

 

Evangelio del día: II domingo de Adviento

Marcos 1, 1-8. (Segundo) II Domingo del Tiempo de Adviento. Cristo inició una humanidad nueva, que viene «de Dios», pero al mismo tiempo germina en nuestra ...

Novedad

Aprendo a ser testigo del Señor 1

Cuento del mes

 

Colección de cuentos para el Adviento

Cuatro domingos antes de Navidad comienza la época de Adviento. Existe una bella forma de celebrarlo en familia con los...

Recomendamos

 

Biblia Escolar de Casals

El estudio de las Sagradas Escrituras debe ser una puerta abierta a todos los creyentes. Es fundamental que la Palabra revelada fecunde radicalmente l...