La oración en familia II: Oraciones por el niño que ha de nacer

Como cLa oración en familia II: Oraciones por el niño que ha de nacerontinuación de la columna anterior, presento una serie de oraciones por el niño que ha de nacer, que pueden ser compartidas en familia. Para realizar estar oraciones con los niños es conveniente hacerlas en un momento de serenidad y paz. Sin prisas y con la devoción necesaria para que sean un reflejo de lo que pasa en el interior. Al empezar, realizar siempre una lenta y ceremoniosa señal de la cruz, lo mismo que al terminar. Pueden intercalarse canciones religiosas apropiadas para niños, intenciones libres y momentos de silencio para la oración silenciosa o personal.

Todas estas oraciones pueden ir acompañadas de gestos sencillos y profundos como colocar las manos sobre la panza de las embarazadas, hacer la señal de la cruz sobre la panza, sobre el corazón, imponer las manos, contemplar una imagen de la Virgen embarazada, tirar besos a una imagen, utilizar agua bendita para bendecir y bendecirnos, llevar una flor o un dibujo a la Virgen María, etc. Algunas podrán rezarse en pareja, otras las mamás solas y otras, con los hermanitos.

Asimismo, se podrán elaborar oraciones propias, entre todos los miembros de la familia. El hecho pensarlas y escribirlas entre todos, ya en sí mismo es un momento muy significativo. Los más grandes podrán ayudar en la redacción, los más chicos podrán colorear las oraciones y adornarlas. Una vez terminada la oración, además de rezarla en familia, se podrán intercambiar copias entre otras familias conocidas que estén esperando un bebé y así ir generando una corriente positiva de oración y enriquecimiento mutuo. A veces, suele, realizarse una especie de “cuaderno viajero” con las oraciones, dibujos, fotos, comentarios, intenciones, elaborados entre diferentes familias con ocasión de nacimiento de un nuevo miembro.


Oración de las embarazadas

María, madre del amor hermoso,
dulce muchacha de Nazareth,
Tú que proclamaste la grandeza del Señor
y diciendo que “sí”, te hiciste madre de nuestro Salvador
y madre nuestra: atiende hoy las súplicas que te hago.

En mi interior, una nueva vida está creciendo:
un pequeño que traerá alegría y gozo,
inquietudes y temores,
esperanzas y felicidad a mi hogar.
¡Cuídalo y protégelo mientras yo lo llevo en mi seno!

Y que, en el feliz momento del nacimiento,
cuando escuche sus primeros sonidos
y vea sus manos chiquitas,
pueda dar gracias al Creador
por la maravilla de este don, que Él me regala.

Que, siguiendo tu ejemplo y modelo,
pueda acompañar y ver crecer a mi hijo.
Ayúdame e inspírame para que él
encuentre en mí un refugio donde cobijarse
y, a la vez, un punto de partida
para tomar sus propios caminos.

Además, dulce Madre mía,
fíjate especialmente en aquellas mujeres
que enfrentan este momento solas, sin apoyo o sin cariño.
Que puedan sentir el amor del Padre
y que descubran que cada niño
que viene al mundo es una bendición.

Que sepan que la decisión heroica
de acoger y nutrir al hijo les es tenida en cuenta.
¡Nuestra Señora de la Dulce Espera,
danos tu consuelo y valor! ¡Amén!


Oración de los esposos que esperan un hijo

Virgen María, Madre de Dios,
que cobijaste en tu seno al Salvador,
te pedimos que nos protejas en este momento,
en que confiadamente esperamos un hijo,
para que podamos aceptarlo con amor;
y educarlo de modo que
“crezca en sabiduría, estatura y gracia
ante los ojos de Dios y de los hombres”;
y conducirlo con nuestro ejemplo
a la casa del Padre. ¡Amén!

(Si la devoción de la Virgen de la Dulce Espera no está difundida en algún país,
reemplazar por alguna advocación más apropiada,
como la Inmaculada Concepción, etc.)


Oraciones de los padres por el bebé

¡Dios Padre y Creador, te pedimos que nos ayudes a encarnar en nuestras vidas la presencia de tu Hijo, Jesús, como lo hizo María. Te pedimos que nuestro amor sea cada vez más pleno para gloria tuya y de los que nos rodean. En este momento te rogamos especialmente por: ___________ ¡Virgen de la Dulce Espera, te rogamos que nos enseñes a amar cada día más, como tu Hijo! ¡Te lo pedimos por el mismo Jesús, el Amor de los amores! ¡Qué así sea! ¡Por siempre! ¡Amén!

*  *  *

¡Señor! Te pedimos por esta vida que llega para que vos te hagas presente en ella y así todos vayamos creciendo como familia en tu presencia, guiándonos con la luz de tu amor. Virgen de la Dulce Espera, te rogamos por los bebés que están por nacer y los ya nacidos, especialmente por: ____________ para que crezcan sanos física, psíquica y espiritualmente. Para que, iluminados por tu amor, sepamos guiarlos y conducirlos a tu Reino. ¡Por tu Hijo Jesucristo, Nuestro Señor! ¡Amén!

*  *  *

¡Señor! Así como la Virgen María creyó en el amor de Dios y fue elegida para que su vientre fuera habitado, te pedimos por todas las mujeres que llevan un hijo en su seno, especialmente por: _____________ ¡Qué puedan crecer con salud, sabiduría, amor a los demás y fe en Dios! Y que su embarazo sea una bendición para toda su familia y aquellos que la rodean. ¡Te lo pedimos, por la maternal intercesión de María; Nuestra Señora de la Dulce Espera! ¡Amén!

*  *  *

¡Nuestra Señora de la Dulce Espera! Tú que viviste la maternidad como un regalo de Dios, te pedimos que afiances nuestro amor y que el hogar que proyectamos se concrete pronto con llegada de nuestro hijo. Con tu corazón de madre, intercede ante tu Hijo, el Señor de la Vida, para que nos conceda la gracia que aquí te solicitamos: ____________ y podamos crecer como familia atenta a los designios de Dios. ¡Por tu Hijo, Jesucristo, que vive y reina, por los siglos de los siglos! ¡Amén!


Oraciones por el hermanito que está por nacer

¡Querido Dios! Te pedimos por _________________, nuestro(a) hermanito(a) que va a nacer. Que crezca sano en la panza de mamá y que pronto podamos tenerlo jugando con nosotros, para quererlo y ayudarlo a crecer como hijo tuyo. ¡Gracias por todo lo que nos das y por querernos tanto! ¡Amén! ¡Aleluya!

*  *  *

¡Querido Dios! Estamos muy contentos con la llegada de nuestro(a) hermanito(a) que va a nacer en ____________ (días, semanas o meses). ¡Gracias por que con _________________ nuestra familia se va a llenar de alegría con sus muecas, sus sonrisas, sus caprichos, sus primeras palabras y, también, sus llantos… Pero, sobre todo, ¡te agradecemos porque su presencia es un regalo tuyo! ¡Muchas gracias, Señor! ¡Aleluya!

*  *  *

¡Querido Jesús! Te pedimos por este(a) hermanito(a) que pronto va a formar parte de nuestra familia. Ayúdanos a crecer juntos en armonía, con alegría y en el amor, como tú lo hiciste en la Sagrada Familia de Nazareth. ¡Bendícenos y protégenos siempre! ¡Que así sea, por siempre!


Oraciones de los abuelos por el nieto por nacer

¡Señor! Te pedimos por ___________________, a quien estamos esperando, y que ya forma parte de nuestras vidas, quien nos ayudará a dar sentido a nuestra existencia; transformando nuestra vejez con la tierna palabra de abuelos. ¡Que crezca en amor y sabiduría ante tus ojos y sea un motivo de bendición para todos los que lo rodean! ¡Que así sea!

*  *  *

¡Señor! Te pedimos que protejas a nuestro(a) nieto(a) _______________ que está por venir, anticipo del cielo en nuestras vidas, para que lo guíes y lo cuides en su largo camino hacia Ti. Te rogamos que podamos verlo crecer sano, en cuerpo y alma, y que nunca se aleje de la palma de tu mano. ¡Por Jesucristo, Nuestro Señor! ¡Amén!

*  *  *

¡Señor! Te pedimos por nuestros hijos ______________ y _____________ que se convertirán pronto en papás, para que los acompañes e ilumines, en esta comprometedora y maravillosa experiencia de engendrar vida, como lo hicieron María y José con Jesús. ¡A ti, que vives y reinas, por los siglos de los siglos! ¡Amén!


Oración a Nuestra Señora de la Dulce Espera

Nuestra Señora de la Dulce Espera,
en la experiencia de tu maternidad
protegida por el Espíritu Santo,
has compartido nuestra esperanza,
así como nuestras penas y alegrías.
Ya que reinas gloriosa junto a tu Hijo
Jesucristo, Salvador y Señor Nuestro,
sabemos que quieres venir en nuestra ayuda.
Atiende esta súplica
y protégenos en el momento
en que confiadamente esperamos un hijo,
para que podamos aceptarlo con amor,
educarlo en la fe católica,
y conducirlo con nuestro ejemplo
hasta la casa de Dios Padre. ¡Amén!


Oración a Nuestra Señora de la Dulce Espera

¡Bendita seas María, Virgen y Madre,
el Señor te llenó de gracia y alegría
en la Dulce espera de Jesús!

Te rogamos por los esposos
que desean el don de un hijo,
ayúdalos en esta esperanza
y a apoyarse en el camino de la vida.

Acuérdate de los que han abierto
su corazón a la adopción,
mantenlos en la alegría de su generosidad.

También únete a quienes han recibido
los hermosos nombres de padre y madre,
para que con vos den gracias a Dios
por su grandeza manifestada
en el niño recién nacido.

Finalmente, recógenos a todos
en el gran abrazo del Espíritu Santo,
para que mostremos al mundo
que podemos vivir como hermanos,
porque todos somos Hijos de Dios.
¡Amén! ¡Qué así sea!


(De la Serie «Iniciación en la oración», columna 3.ª)

*  *  *

La oración en familia I

La oración en familia II

La oración en familia III

La oración en familia IV

*  *  *


 

Artículos Metodología

Evangelio del día

 

Evangelio del día: Jesús en Nazaret

Lucas 4, 16-26.28-30. Lunes de la 22.ª semana del Tiempo Ordinario. Hablar de paz significa también pensar en el mal que es posible hacer con lo que...

Cuento del mes

 

La oración de una madre

El R. O. Cooke de la Orden dominica, predicaba una misión de quince días en Appleton, cerca de Warrington, Inglaterra....

Recomendamos

 

La Biblia de los más pequeños

Acaba de aparecer, publicada por Editorial Casals, y con la autoría de Luis M. Benavides y Elena Santa Cruz, catequetas-catequistas argentinos, ilustraciones...